SOBRE EL GRAN BOLERO*

La oscuridad es masacrada por el ruido.

Una lluvia de disparos.

Un cuerpo que intuimos, los recibe, impávido.

Quieto y a la vez permeable.

Respira, no mires, respira, mira.

Lo están acribillando de nada.

Tranquila.

Mientras la luz abre el espacio

y los ojos comienzan a distinguir otras texturas en la penumbra,

dos filas de seres ambiguos, se enfrentan y delatan,

como si se asomaran al mundo sin saberlo.

Los márgenes, ahora diluidos, se exponen

al compás de un andar en despiadado contratiempo.

La marcha inicia con la promesa absurda de instalarse para siempre

como un recóndito pulsar inextinguible.

Y cada paso, repito, cada paso,

parece matemáticamente ejecutado.

Revelan sin embargo

la posibilidad de la herida,

del tajo, del corte,

del miedo al fracaso,

escudado por la impasible contundencia de un bolero latente

que se va vistiendo con capas superpuestas.

La mirada, la mía, se llena del agotamiento anunciado.

De repente las preguntas del porqué se vuelven inabarcables, inútiles.

Deciden desaparecer.

Entonces, ante la marea de cuerpos, en incesante espiral,

que crece y madura brotando certezas y sudor a partes iguales,

se despliega la avidez de ese sitio seguro,

de la monotonía enormemente seductora del volcán siempre a punto de estallar.

Una vez despojado el aire de expectativas, llega la rendición y la única estrategia posible:

la huida urgente y violenta

del corsé de este palpitar

que nos embarga,

embriaga,

que nos asfixia

y demanda más,

vorazmente.

La pulsión de la rabia descoloca las piezas, y las mandíbulas.

La repetición se vuelve salvaje.

Y ahora soy yo la que quiere sangre en el espectáculo épico de una plaza primitiva.

Como si después de despojarse de la ropa,

pudieran seguir quitándose capas de encima

hasta llegar a los huesos,

y de allí a la médula.

Más.

El aire se convierte en un insaciable agujero negro,

ninfómano de aliento, de giros, de números y pliegues.

Quien pudiera detener el tren feroz de lo inevitable.

Quien pudiera tener una cita con ese gozo del cansancio inabarcable.

Roza una epopeya rotunda, formulando un lapsus

entre la más pura anatomía y el anhelo de lo heroico

que subyace en el sentido profundo de este juego.

Es la apuesta desnuda del suicida,

del poeta, del loco, del caníbal,

y en este pacto lo es también,

de la masa sin rostro, del coro

que a gritos se entrega a la inercia despiadada

de lo terriblemente bello,

de lo terriblemente lleno.

 

*Texto inspirado en “El gran bolero”, espectáculo de danza contemporánea de Jesús Rubio Gamo. Mercat de les Flors, 18 de mayo, 2019. Barcelona.

@Fotografía de Claudia Córdova Zignago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s