Instrucciones para atravesar el fin del mundo

(Para casos de pequeños holocaustos sin pena ni gloria) Besar, lamer la tierra. Devorarla.Tomar impulso desde la frontera, el límite que te sostiene.Abrazar y abrasar la despedida.Acariciar el terreno que ocupa tu manojo anatómico. Recibir el vacío. Metamorfosearlo.Contemplar el trozo que te corresponde de suelo, de cielo.Ofrecer la otra mejilla, la espalda, sin resistencia.Dejar entrarSigue leyendo “Instrucciones para atravesar el fin del mundo”

Vánitas*

IMPECABLE.Nada quedará de pie ante la belleza del dolor verdadero.Se abrirá el suelo con flores deliciosaspara recibir el final del miedo.Mientras tanto, íntegra y sin flaqueza,atravieso el túnel dorado de lo inevitable sin arrepentimiento. La muerte y los ídolos mienten. En la consagración de lo IMPLACABLE,les busco los ojos pero están huecos.La omisión o modificaciónSigue leyendo “Vánitas*”

Arder

Quema. Quemada. Quémalo ya.Un cuerpo es combinación de incendios y entrañas,De chispas fértiles que inician universos constantemente,Contenedor de preguntas y sílabas ardientes aún sin pronunciar,Y qué más da? Quema, quemada. Quémalo ya. Manojo de huesos distribuidos entre las risas prometidas y el carbón,Ventana anatómica hacia la escasa certidumbre del estar,Un ramo de pliegues encendidos queSigue leyendo “Arder”

14 mil 600 días

Juana, Alonso. Madre, Padre:  En pocas horas, mi cuerpo, que ocupa 49 centímetros cuadrados si estoy de pie, que mide un metro y casi sesenta centímetros, que pesa 51 kilos…  todo este cuerpo lleno de vísceras, sangre, huesos, órganos, tendones, músculos,  todo este ser que exhala, sueña, suda, llora, mea, gime, pulsa, toda esta persona queSigue leyendo “14 mil 600 días”

La Fiesta Retórica

Aparecen un buen día, como un navío cargado de posibilidades, de nombres nuevos, de horizontes, tesoros antiguos que guardan la promesa a descubrir. Tiran el ancla en la orilla del desconcierto y va desembarcando entidades con forma de conceptos, que al pisar tierra se vuelven pregunta. Una tras otra se acurrucan en un extraño desorden,Sigue leyendo “La Fiesta Retórica”

Mirar y Dejar

Estaba tan cerca… No pude despedirmeMiré al Final fijamente, y entonces, comenzó a alejarse– Era un final con F mayúscula –Esa mirada suya La olvidaré un día ?Me pregunto cuantos quedaremos. ( Hablar en plural ahora, es una provocación)Ha sido largo el viaje Y oscuro.Sé que la caída es infinita, y no hay tiempo EsSigue leyendo “Mirar y Dejar”

Retrato para Casa de Muñecas

La vida a pequeña escala.La vidita.Como si de categorías se tratara.Gracias a su dote minúscula de sentido, aprecio hasta los detalles de una costura, posible cicatriz, posible huella.Un botón, es el inicio del universo latente, del cuento huérfano, que espera su turno para ser pronunciado.Un rincón se vuelve entonces un horizonte,se tiñe de dudas ySigue leyendo “Retrato para Casa de Muñecas”

– SEWARD – CABALLO DE OCÉANOS –

Déjate llevar, no hay opción. Si entras en su universo te harán cabalgar por los océanos. Una limpia y dramática puesta en escena, con textos susurro, se suman a un grito constante, y este último te lleva al silencio. Así, llena de contradicciones y sabor, me voy del caos al orden, el de Seward. SuSigue leyendo “– SEWARD – CABALLO DE OCÉANOS –”