Arder

Quema. Quemada. Quémalo ya.
Un cuerpo es combinación de incendios y entrañas,
De chispas fértiles que inician universos constantemente,
Contenedor de preguntas y sílabas ardientes aún sin pronunciar,
Y qué más da? Quema, quemada. Quémalo ya.

Manojo de huesos distribuidos entre las risas prometidas y el carbón,
Ventana anatómica hacia la escasa certidumbre del estar,
Un ramo de pliegues encendidos que conjuran las ganas de seguir.
Silencio que ama y quema.
En las llamas se aleja lo que va a extinguirse por si solo.
Y lo que tenga que partir, que lo haga sin piedad.

Lo que queda es lo que ves: residuo, cenizas, alboroto.
Una fiesta de partículas que emiten el amor incandescente.
Un conjunto de moléculas que brillan sin cesar para dar paso a lo real.
Después del fuego, la idea, el vacío, el éter, la quintaesencia.
Agente inflamable de la transformación.
Redimirse en lo fatuo de la calma del proceder puro y sin tacha.
Que arda lo que tenga que arder. Ya nada queda por salvar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star